CRÓNICA – APHONNIC + CALLE DEL RUIDO / SALA MALATESTA (SANTIAGO DE COMPOSTELA)

9 meses hace escrito por

 

VOLVEMOS DE NUEVO A VER A LOS VIGUESES APHONNIC, QUE SE ENCUENTRAN EN PLENA GIRA PRESENTACIÓN DE SU ÚLTIMO TRABAJO INDOMABLES, EDITADO GRACIAS AL APOYO DE SUS FIELES SEGUIDORES A TRAVÉS DE UNA EXITOSA CAMPAÑA DE CROWNFUNDING. ESTE CONCIERTO TAMBIÉN SIRVIÓ PARA QUITARNOS LA ESPINITA CLAVADA QUE NOS DEJARON LA ÚLTIMA VEZ QUE LOS VIMOS, ABRIENDO PARA ANTHRAX EN CASTRELOS

Llegamos a la Malatesta cuando sonaban los primeros acordes de Calle del Ruído, grupo encargado de caldear el ambiente de la sala, que ya desde el primer momento presentaba un aforo más que aceptable. La banda pontevedresa poco a poco se metió al público en el bolsillo con su propuesta de metal mezclado con bases electronicas, con claras influencias heredadas del sonido nu-metal de principios del 2000. Fueron sonando temas de su primer EP “El principio del fin” y mismo se animaron con una versión metalizada del clásico de Siniestro Total “Miña Terra Galega”. “Dime…” que sirvió de videoclip de presentación de este trabajo fué también uno de los temas más coreados del concierto, que terminó con las primeras filas llenas de gente, dejando todo en bandeja para Aphonnic.

La carrera del grupo vigués es un ejemplo de perserverancia y saber hacer, gracias a la cual han ido ganando un ejército de fans con los que la banda conecta directamente, mostrando un respeto mutuo. Esta conexión ha quedado patente en dos campañas de micromecenazgo que sobrepasaron los límites establecidos, pero que va más allá, llegando al punto de fletar autobuses para ir a ver a su grupo al fin del mundo. Sin esta conexión es imposible entender un concierto de Aphonnic.

Tras el cambio de set, la melodía de SAW dió comienzo a “Amarga Despedida”, de su anterior trabajo Héroes, coreada por todo el público. Sin apenas tiempo para repirar sonaron “Osos Color Salmón”, “Aquellos Maravillosos” y “Amantes” de su último disco Indomables, donde pudimos apreciar un potente y nítido sonido. Esta primera parte del concierto mostró la cara más épica del grupo, acentuada con unos fuertes teclados seña de identidad del sonido Aphonnic. A continuación tocaron “Mi Capitan” y “Ahora que tengo 33”, imprescindibles del conjunto vigués, que coreó toda la sala Malatesta gracias a Chechu, vocalista de la banda, que no paró de animar en todo el bolo.

La segunda parte del concierto, que estaba más orientada a mostrar el lado agresivo del sonido Aphonnic, comenzó con “Luz Y Fer” y “Ombligos” primer single/videoclip de Indomables. A estas alturas vemos cómo el repertorio se centra exclusivamente en los dos últimos trabajos del grupo, muestra de valentía y confianza en sí mismos que al mismo tiempo dan un soplo de aire fresco a aquellos que ya vimos varias veces un concierto de Aphonnic.

“La Deseada” sonó como un cañón, con Alén golpeando los tambores como si le fuera la vida en ello. “Cunfía” último videoclip del grupo fue presentado con una dedicatoria muy especial y acogida con gran entusiasmo por parte del público, con miembros de Raposos Crew, incondicionales de Aphonnic llenando las primeras filas. Ya adentrandonos en el final del concierto, siguieron presentando Indomables con “Sol de Abril” y “Honrada Avestruz”, dedicada al batería de Calle del Ruído. Para terminar Aphonnic guardaban en la recámara dos trallazos como son “Fruta Fresca” y “Jerry”. Para cerrar el concierto sonó “Ciclopes”, con un final lleno de emoción que puso la piel de gallina a más de uno. Tras esto, no hubo los típicos bises y la banda optó por saludar y retirarse con la satisfacción de haber dado un gran concierto, donde se volvió a demostrar que Aphonnic están a vivir uno de sus momentos más dulces como grupo y el apoyo de sus seguidores está más que merecido. Por último, no podiamos irnos sin parar en el puesto de merch y llevarnos una copia en vinilo de Indomables y una pegatas bien chulas que quedarán para recordar de esta gran noche.

 

Fotógrafa/Redactora: Gloria López

Article Categories:
Crónicas
banner

Los comentarios están cerrados.