CRÓNICA – BERET + CRESPO / MASTERCLUB (VIGO)

8 meses hace escrito por

 

Pleno marzo y allí estábamos, en la mismísima sala Master Club. Solo faltaban 5 minutos para que toda la cola de gente que llevaba horas esperando a las puertas del local, la cual daba la vuelta a la esquina y se hacía infinita, entrase para no dejar un hueco por ocupar.

Al abrir las puertas, el local no tardó en llenarse y el sold out se hizo notar, no había sitio para nadie más allí dentro.

Durante los primeros 40 minutos, tomó el escenario Shanti Crespo, que a medida que iban sonando sus temas, se iba haciendo cada vez más con los allí presentes. Fue una gran sorpresa para todos que se metiese a todo el público en el bolsillo en relativamente tan poco tiempo. Los que no lo conocían se quedaron con su nombre, ya que, aunque no entonaran las letras, sus cuerpos y manos en el aire no permanecieron impasibles al talento que Crespo estaba derrochando sobre el escenario.

 

Tras dejar su alma y su garganta allí arriba ante la mirada de todos, dio paso a la esperada entrada de Beret, el cual era aclamado desde hacía rato por el público.  A pesar de su corta edad y de ser su primera actuación en el norte, la conexión con nosotros fue instantánea, y al ver como nos sabíamos todas y cada unas de las canciones, se produjo un fenómeno de buenrollismo en el ambiente brutal.

Después cantar sus temas más simbólicos como “Códice” y “Bye bye” y algunos de los más recientes como “Cóseme“, sólo pudo demostrar que hacer un directo sublime y rompedor no es tarea sencilla, pero tampoco misión imposible; en su caso fue toda una victoria.

 

Una hora y media más tarde, Beret dejó el escenario y ni siquiera él era consciente de lo que había sucedido esa noche. Dio infinitas gracias a los que habían compartido tablado con él durante la velada, a los organizadores del evento y al público por haberle hecho disfrutar como nunca de aquel concierto; y la pista se hizo vacio.

¿Fotos? ¡Por qué no!

 

De dentro a fuera, y la cola se volvió a repetir como si de un déjà vu para muchos se tratase. Ni más ni menos éramos unas 300 personas las que esperábamos allí fuera para, antes de volver a casa, hacernos una foto como bonito recuerdo.

Fue un gran detalle querer tener un momento “cara a cara” con sus fans, cosa que estos agradecieron sin caber duda alguna. Ilusionados, iban pasando y aprovechando para decirle al artista algunas palabras y dar algún que otro abrazo que sonaba a agradecimiento.
Solo podríamos calificar con una palabra todo lo ocurrido este 3 de marzo, éxito.

 

Fotografía: María Pol.

Crónica: Adrián García y María Pol.

Article Categories:
Crónicas
banner

Los comentarios están cerrados.