CRÓNICA – PORTAMERICA 2016 / NIGRAN (PONTEVEDRA)

1 año hace escrito por

 

Nigrán, un festival en el epicentro de los fines de semana más calurosos de la costa gallega, una veintena de chefs que conseguirían conquistar hasta el paladar más exigente y más de dieciocho artistas que pisarían cada uno de los escenarios durante 48h consecutivas. Arrancaba Portamérica 2016!

Eran las 18:00h de la tarde y los autobuses que llegaban desde distintos puntos de las Rías Baixas ya comenzaban a hacerse notar en la entrada. Las colas no tardaron en formarse.

Para muchos, pisar ese lugar no significaba nada nuevo, porque año tras año no fallaban al aclamado festival. Era como volver a casa. Para otros, era un mezcla de inquietud y emoción que pronto se pasaría con el comienzo de las primeras actuaciones.

La buena estructuración del recinto facilitó en gran medida la comodidad de los asistentes. Nada más entrar, teníamos a nuestra izquierda una gran concentración de puntos de venta de camisetas, gorras, comida y souvenirs de los grupos más significativos del festival. Sin olvidar las importantes casetas de cambio de euros por Amaros, la moneda con la que se podría realizar compras durante los dos días.

Los encargados de anunciar el inicio del festival fueron los dos grupos ganadores del concurso de bandas de este año, Dallasgracias y Australia, que nos dejaron bien claro con su talento por qué  estaban encima del escenario.

El ambiente era cada vez más agradable y por fin, la esperada actuación de Iván Ferreiro acompañado de su antiguo compañero en Los Piratas Fon Román, cargada de emoción y que destacó sobre todo por su cercanía con el público en el Show Rocking, marcando así el inicio de una noche brillante.

Tras esto, gente y más gente empezó a aparecer por la inmediaciones. Sin darnos cuenta había el doble de personas que al inicio de la tarde, y si, la próxima actuación, que era la de IZAL, era una de las causas. En poco tiempo el escenario Flooxer se convirtió en el centro de atención, las luces se encendieron, “Copacabana” empezó a sonar y cientos de personas acompañaron al grupo en casi hora y media de actuación que se hizo más que corta.

Cuando “El baile” de los anteriormente mencionados IZAL dejó de sonar, y aun con poco aire tras dejarnos allí todas nuestras energías, todos corrimos de inmediato hacia el escenario SON Estrella Galicia.  La voz de Amaral, tan sensible pero desgarradora a la vez, llegó a todos y cada una de las personas allí presentes. No defraudó.

Las siguientes actuaciones, de FM Belfast, Molotov o Norte Collective supusieron un chute de adrenalina en todo el recinto, consiguiendo que los que se quedaron con ganas de más, quedasen más que exhaustos. Por último, ya para los más trasnochadores, Eme DJ cerró la jornada del viernes dejando una sensación de “mañana más y mejor”.

2.Día

Ni el calor, ni el cansancio, ni siquiera la resaca eran un impedimento para volver a darlo todo en el segundo día del Portamérica. Así que tras toda una mañana cogiendo fuerzas, esa misma tarde, Retrovisor y Miles Sanko inauguraron por segunda vez el escenario Flooxer, dejándole a Leiden el placer de hacer lo mismo con el SON Estrella Galicia.

Tras su actuación, todos los presentes de agolparon de nuevo en el Flooxer para ver a los esperados Furious Monckey House, el grupo pontevedrés y benjamín del festival y los que demostraron que no hay que ser muy grandes para tener un gran talento.

Ellos mismos fueron los encargados de anunciar la llegada de la noche a Portamérica y de dar paso al maestro Bunbury, que hizo un repaso por sus 30 años de carrera, y también que el público se dejara la piel durante toda su actuación, desde los que se encontraban a los pies del escenario, hasta los que estaban por algún lugar del recinto coreando sus letras.

Y es que la parte musical ha sido sublime, pero a lo que gastronomía se refiere no pudo haber sido mejor.

La coordinación, el entusiasmo y el esfuerzo que pusieron los veinte chefs durante los dos días han hecho que lo último que tuviese la gente fuese hambre.

Llegaba la medianoche, la luna casi llena tomaba el cielo y Love of Lesbian a su vez el escenario, y durante más de una hora derrocharon todas sus energías, dándolo todo, hasta su última gota de sudor. Santi Balmes, cantante del grupo, dejó allí su voz he hizo que cientos de personas lo acompañaran en sus canciones, hasta tal punto que se escuchaba más al propio público que a él mismo. Es una sensación realmente extraordinaria; extraños que, sabiendo que lo son los unos para los otros, unen sus almas para formar una y hacer que el grupo se sienta como en casa.

La actuación de Talisco en el escenario Flooxer, junto con su juego de luces, consiguió que el grupo se metiese al público en el bolsillo mientras todos los presentes cantaban y saltaban al son de la música.

La noche tocaba casi su fin. La gente aun con energía suficiente se acercaba al SON Estrella Galicia. Las luces se encendían, y Abraham y los suyos aparecían en medio del humo. León Benavente llegaba para hacer que nadie se quedará con las ganas y a gritar que aún no había salido el sol. Una actuación realmente brillante, llena de energía y de cercanía con el público, algo que a muchos nos costará borrar de la mente en mucho tiempo. Fue realmente una gozada disfrutar de cada uno de los temas que sonaron mientras el vocalista del grupo, entre subidas y bajadas del escenario para acercarse a los allí presentes, derrochaba toda su esencia personal tan inconfundible. Fue un no parar. Maravilloso.

Elyella DJ´S cerró definitivamente la noche, pinchando todos aquellos temas que hicieron agotarse a todos los que aún quedaban, que no eran pocos. Era increíble como después de todo, aún teníamos fuerzas para aguantar hasta el último momento.

Así, Portamérica cerraba sus puertas después de dos días de buena música, comida, ocho estrellas Michelín y un público que seguro que ya está pensando en el Portamérica 2017.

 

Fotografía: Maria Pol

Crónica: Adrian Outeda y Maria Pol

Article Categories:
Crónicas
banner

Los comentarios están cerrados.