CRÓNICA – PORTAMERICA 2017 / CALDAS DE REIS (PONTEVEDRA)

2 meses hace escrito por

 

El pasado Jueves 13 de Julio arrancaba la 6ª edición del Festival Portamérica, recientemente trasladado desde las costas de Nigrán a la Carballeira de Caldas de Reis, donde recibió una favorable acogida tanto por parte de su público más veterano como por parte de los más novatos en asistencia.

DÍA 1

Ese mismo Jueves, arrancaba la primera jornada el gran Ángel Stanich con su “Mezcalito” tras la actuación previa de los DJ´s de apertura dando así inicio a la que sería una de las jornadas más intensas del festival y dejándonos un buen sabor de boca para todo lo que se sucedería a lo largo del resto del día: una serie de artistas dispuestos a darlo todo en el escenario y un público dispuesto  darlo todo visualizando a sus artistas favoritos.

A pesar de hallarnos en uno de los días más calurosos de los tres en los que transcurrió todo el festival, el público no se vio apagado sino todo lo contrario, bien sea dicho que fue de mucha ayuda la sombra que se extendía a lo largo de gran parte de la Carballeira y las cañas servidas de la mano de Estrella Galicia, una de las bebidas más solicitadas a lo largo de los tres días junto con las tapas servidas en el Show Rocking, abundantemente concurrido desde su apertura hasta su cierre.

Era allí donde se podía llevar a cabo la plena experiencia gastronómica típica del festival de mano de los diversos chefs invitados, de restaurantes de diferentes partes del mundo y coordinados por el ya veterano colaborador y conocido chef Pepe Solla; a lo largo de cada día se estableció un horario de cocina donde se determinó a qué horas se podrían disfrutar las tapas de cada uno de los chefs invitados de esta edición.

No fue hasta el ocaso cuando Iván Ferreiro se propuso poner un poco de ritmo a los fogones de este Portamérica de mano de su actuación en el escenario de este Show Rocking, donde tanto público como cocineros se animaron a colaborar a ritmo del cantante que, posteriormente nos deleitaría con su actuación en el escenario Son Estrella Galicia y que sería una de las más esperadas de la noche junto con la de Carlos Sadness, Niños Mutantes y Triángulo de Amor Bizarro

Fue este último el que cerró esta primera jornada del festival, catalogada como alta expectativa para los siguientes días que se nos presentaban igual de buenos o mejores que este primero.

DÍA 2

El Viernes 14 de Julio la segunda jornada del Portamérica amanece con un cambio de horarios en su cartel por ajustes de producción y los integrantes del camping de esta edición amanecen con intenciones de realizar también cambios en su rutina mañanera: aparecen los primeros bañistas del río Umia, cuyo cauce circula por uno de los laterales tanto del camping como de la Carballeira.

Así, los más atrevidos buscan los sitios más accesibles para poder refugiarse en el agua de las altas temperaturas que el día trae consigo en cuanto que los más reacios se mantienen a lo largo del paseo turístico de Caldas de Reis, situado entre el camping y el recinto de conciertos, a la sombra de la arboleda pasando un rato ameno con los demás festivaleros en tanto en cuanto no se iniciaba el horario de conciertos.

Esta segunda jornada se inicia con la actuación de Say My Name, tras el DJ de apertura, y cumplen con su cometido animando a los primeros del público que comienzan a llegar al recinto de conciertos para poner inicio a este segundo día de festival y es Rufus T. Fireflly el que continúa poniendo en marcha al público con sus temas de rock alternativo.

Paralelamente, en ese momento y  en el escenario del Show Rocking nos encontramos con la grata sorpresa de la actuación de Alice Wonder colaborando con el cantante de Niños Mutantes y junto con uno de los miembros del grupo Pasajero y otro del conocido grupo Vetusta Morla, no incluidos dentro del cartel del festival de este año pero que acudieron al festival para el deleite de muchos de los espectadores allí presentes.

A la actuación de estos cuatro artistas tras los fogones de las cocinas, se les unió el conocido chef Pepe Solla, guitarra en mano, para sorprender al público con sus habilidades con la música (además de las evidentes con la cocina).

Kase.O fue, entre otros, uno de los artistas más esperados de esta edición del Portamérica y, como era de esperar por las expectativas de muchos, no defraudó y mantuvo en todo momento una afinidad con el público que lo hizo situarse entre una de las mejores actuaciones de la jornada a ojos de los espectadores.

Los siguientes en resonar por todo el recinto, antes del DJ que cerraría la jornada, Carlos Jean, fueron los conocidos Novedades Carminha, muy esperados también entre el público y que hicieron a este  entrar todavía más en calor al ritmo de sus canciones  y “a golpe de saltos” dejando a unos espectadores exhaustos pero con ganas de más.

Pero para aquellos que en algún momento se sintiesen exhaustos o simplemente quisiesen un momento de relax, Ron Barceló lo tenía todo pensado: una zona del recinto a la orilla del Umia equipada con unas hamacas bajo una carpa y unos asientos a la sombra que la Carballeira ofrecía.

Además de contar con una furgoneta con un DJ para cada noche y una barra en la que se servían diversos tipos de cócteles en la zona se dispuso de un Twister gigante que, sin duda, fue el centro de la zona durante el día por los pequeños piques que surgían entre grupos a la hora de ver quien resistía más.

Así, la zona de descanso contaba también con un router cortesía de la compañía R, que fue la que proporcionó red WI-Fi gratuita durante todo el festival a todos aquellos que quisiesen compartir la experiencia con sus allegados de una manera más rápida.

Todo ello se encontraba a un paso de la zona de Food-Tracks, donde nos podíamos encontrar diversidad de puestos de comida en los que poder disfrutar de todo tipo de comida a la hora de tomar un descanso: desde pizzas artesanas, pasando por comida mexicana y oriental, hasta las conocidas hamburguesas del restaurante La Pepita.

DÍA 3

Con el Sábado 15 se presentó la tercera y última jornada de este festival y con ella la mala noticia de una cancelación de última hora en el cartel, pues el conocido Enric Montefusco no pudo asistir a su actuación en el festival debido a problemas de salud, lo que implicó un fiasco para todos los seguidores del grupo que venían dispuestos a verlo.

La jornada de este día fue de las más intensas del festival, pues por lo general, la mayoría de grupos del día eran unos de los más esperados, cosa que pudimos ver en el aumento de afluencia de festivaleros a lo largo del día.

Este se abría con Fizzy Soup y su toque alternativo, quienes actuaban por primera vez en un festival dentro de Galicia y era Siddharta quien venía con intenciones de abrir nuestra cultura musical con su estilo traído desde México.

Quique González y Depedro fueron los siguientes en deleitar al público con su espectáculo y, fue este último, el que volvió a deleitarnos esa misma tarde con su actuación en el escenario del Show Rocking, como siempre, amenizando tras los fogones de la cocina.

En este punto de la noche llegaba ya el turno de Leiva, artista para el que se mantuvieron guardando sitio gran parte de los festivaleros y que rompió las expectativas del público que quedó encantado con su actuación y la buena dinámica que se traía con los espectadores animándoles a participar y dando ambiente a toda la Carballeira.

Fue cortesía del Festival, también, la reserva de una parte del recinto para la colocación de una serie de puestos de ropa y artesanía donde se colocaron miembros del pequeño comercio de Pontevedra y que fue frecuentada a lo largo de los tres días del festival por gran parte de los festivaleros interesados por el estilo vintage de la mayoría de prendas y objetos que allí se podían encontrar.

Además, a lo largo de los tres días Estrella Galicia facilitó un “taller” gratuito para todos los asistentes al festival en el que se trataba de explicar la elaboración de la cerveza y los tipos de la misma comparándolos con el proceso de elaboración de una canción, pudiéndose decir que este taller concluyó como un éxito dentro del festival un vez copadas todas las plazas en los tres turnos diarios que se ofertaban en cada uno de los días de festival.

Se podría destacar el Festival Portamérica por diversas razones: la más obvia, la música, la gastronomía, el buen rollo…etc. pero creo que la que más se le adecúa es la diversidad: su público abarca desde la edad adolescente, pasando por adultos, algunos más mayores e incluso familias con los más pequeños de la casa.

La diversidad es señal característica de este festival, en comparación con otros, y es una nota , a mi parecer, muy favorable para el mismo puesto que crea un ambiente más abierto y todo ello gracias al mismo hilo conductor: la música.

Portamérica 2017 nos ha dejado un gran sabor de boca con todas las experiencias de este año y esperamos ansiosos por ver las sorpresa que nos tiene preparadas el Portamérica 2018.

Fotografía: María Pol

Crónica: Sara López

Article Categories:
Crónicas
banner

Los comentarios están cerrados.