CRÓNICA – RAYDEN / GIRA “ANTONIMO” / “ESCENARIO MAHOU” ISLAND CLUB (VIGO)

7 meses hace escrito por

 

La noche del pasado sábado, la sala Island Club acogió, dentro de la gira Escenarios Mahou, a Rayden y a la fantástica banda que le guardó las espaldas durante la velada, donde no podían faltar sus inseparables Dj Mesh y Mediyama. Ya habían pisado escenarios vigueses anteriormente, y volvió con ganas de poner patas arriba la el lugar y hacer una buena presentación de su nuevo trabajo, el cual salió a la calle hace apenas tres meses, Antónimo.

 

Tras pasar por el mítico e imprescindible photocall de Mahou y llevarnos una foto polaroid de recuerdo, gran detalle que tiene siempre la marca, cogimos sitio en medio de la pista con cerveza en mano, y cuando ya se notaba impaciencia entre los allí presentes, David daba por fin el pistoletazo de salida con No hago rap, uno de los grandes temas de Antónimo que nos puso de cero a cien en tiempo record. De un momento a otro, lo que hacía unos segundos no era más que voces dispersas, al siguiente, estas se juntaron e hicieron una sola para corear la que era la primera canción de las 27 que nos quedaban aún por disfrutar.

 

Arjé, No nacimos ayer, Meteorito y A mi yo de ayer fueron algunos de los temas que surgieron durante la media hora siguiente, poniendo a los más rezagados en onda y al resto más cómplices que nunca siguiendo cada nota que salía de los instrumentos y cada palabra que pronunciaban David y Mediyama. El buen rollo se mantuvo hasta el último segundo, pero el momento cumbre, en el que hubo el Feedback, tuvo lugar cuando David se puso ukelele en mano y nos presentó a su Pequeño torbellino, tema dedicado a su hijo, el cual está a punto de cumplir el año de vida, tras un conmovedor discurso sobre la presión que había supuesto escribir esta canción, ya que todos esperaban que fuera LA canción del disco, esa canción que, cuando la escuchas se te mete en el pecho para quedarse a vivir dentro de ti. Sin duda alguna, esto lo ha conseguido; vaya que sí.

 

Haciéndonos los muertos, Pólvora Mojada, Estatuas de sal y Malaria iban llevando el transcurso de la noche hasta llegar a su fin con una intensidad y una potencia que nunca había visto en ningún concierto. Aquello se acababa, pero no sin antes interpretar a una sola voz, de nuevo, Sastre de sonrisas. Y se hizo el subidón. El suelo vibraba, el público también, y en el escenario había un ambiente inigualable que sin duda se transmitió.

 

Todos sabíamos que esto solo sería el final de aquel concierto, pero la continuación de una gira gloriosa que traerá, aún sin saber cómo, a Rayden de vuelta a nuestras tierras con un segundo asalto, que sin duda estaremos esperando con más ganas que nunca después de lo vivido aquella noche.

¡Hasta la próxima guerreros!

 

Redactor: Adrián García & María Pol

Fotógrafa: María Pol

Article Categories:
Crónicas
banner

Los comentarios están cerrados.