BASANTA, INCIENSO, NOCHE DE LA LUNA NUEVA Y PSICODELIA

2 meses hace escrito por

 

Cinco músicos se conocieron en el solsticio de verano de 2016. A través de un ritual, vivieron una experiencia extrasensorial y lisérgica de la que brotó creatividad. Nació una banda de música, y con ella, la voz de la naturaleza.”

Basanta no es, desde luego, un proyecto que pase desapercibido. Sus miembros: Sol, Tierra, Sal, Azufre y La Santa, ataviados en máscaras y túnicas con sus respectivos símbolos alquímicos, subían al escenario de La Iguana Club el pasado 4 de Mayo, tras crear una atmósfera inicial sinestésica de sonidos orientales y olor a incienso para llevar su disco Colorama (2018) al directo de la noche viguesa.

Los presentes que vienen por primera vez intuyen que asistirán a un ritual psicodélico, y no un concierto al uso, el cual está estructurado en tres actos, al igual que las tragedias griegas.

Los acordes de Karma comienzan a vibrar en la sala. Sol inunda el alma de todos con un primer grito antes de la brillante instrumental, alejándose del micrófono, como un llamamiento a las fuerzas ocultas.

Acto I

Que los rituales se celebren con alegría y belleza. Acto primero, las puertas del averno.”

Así es como se inicia el primer acto tras la introducción. Fieles a sus palabras, Basanta introducen al público en el abismo infernal con Inferis, tema que estrenaron como single y el cual ha sido llevado a videoclip al más puro estilo giallo por el director Xaime Miranda.

Alzad vuestra copa de cristal, y brindemos por todo lo que nos sale mal”, sentenció Sol ante los espectadores atentos. Es el momento de Tentación, y esta vez, son las puertas del Edén las que se abren para nosotros.

”A ver si tras escuchar esta canción coincidimos y vemos los mismos colores”, comenta antes de que dé comienzo Cromestesia, tema que abre el disco de la banda cual celebración vital. Unos riffs brillantes, procedentes de la guitarra de Tierra, dan paso al aviso del vocalista: “Hay cien melodías verdes bailando en el aire, presta atención”. ¿Verdes o de otros colores? Eso lo decidirá la imaginación de cada uno…

Acto II

Tras Cristal, mística y emocional, se detiene el tiempo durante unos minutos y da comienzo el segundo acto.

Sé que ahora estás mejor, somos un espectro sin color”. Gris, uno de sus temas más conocidos, posee tintes melancólicos que impregnan el esófago de sal y provocan cierta sensación de ahogo, ansiedad y, más concretamente, soledad ante el mundo. ”Me siento raro, tan extraño, quema el alma tan profundo.”

Tras esta brutal apertura de sentimientos encontrados, Legión y Animal suenan en La Iguana. Ambas describen el compromiso con la naturaleza: la flora, la fauna, la unión entre la humanidad como entidad, el poder de la creación y el mantenimiento de la esencia del rock n’ roll. En resumen, el desarrollo espiritual y energético en cada uno de nosotros.

Una versión ácida y alucinógena de Cerca de Las Estrellas de Los Pekenikes, grupo sesentero español de rock progresivo, da paso a Emperador, tema basántico con más fuerza dentro del repertorio y que, con un guiño a la película Soylent Green, bien podrían aludir al terrible sentimiento de deshumanización existente en la sociedad.

“Hoy cantaremos dos canciones que no ha escuchado nadie. La siguiente canción se titula Luna de Sangre.”

Un tímido Sol comienza casi susurrando ”Qué bonito es verte”, verso que se repite a lo largo del tema, y que muestra el lado más íntimo de la formación musical. Habrá que esperar a la versión de estudio para poder ahondar más en los matices de sus nuevas creaciones.

Luz y Calor, segundo estreno de la noche, suena imponente y con ganas de quedarse. Parece que surgen ciertos problemas de sonido que impiden escuchar con nitidez la voz, pero eso no impide que la espiritualidad se mantenga intacta.

Acto III

Para finalizar el ritual, el grupo procede a abrir el acto tercero. Consta de dos últimos temas: Thelema y Arde. El primero, bautizado con el nombre del sistema filosófico, religioso y místico fundado por el mago y ocultista Aleister Crowley, quien inspiró a músicos como Jimmy Page, David Bowie y Ozzy Osbourne, toma como referencia la propia doctrina thelémica: ”Haz lo que quieras, dice la ley”, canta Sol. Afinaciones abiertas al más puro estilo de Page crecen en un ritmo rompedor, chamánico, el cual va escalando en intensidad a medida que avanza.

El colofón final sucede con Arde, premonición del fin del mundo.

Basanta nos invita a reflexionar sobre nuestro papel en el planeta en una canción que bien podría formar parte de la obra Hojas de hierba del escritor americano Walt Whitman. Éste predicaba la eterna comunión entre el hombre y la naturaleza, la cual ha de presentarse sin freno, con su energía primigenia.

SOL RECITA

Cuando la sangre de tus venas,
vuelva al mar,
mueran tus penas,
y el polvo de tus huesos,
caiga al suelo,
quizá comprendas,
que esta Tierra no es nuestra,
somos nosotros que somos de ella.”

 

Crónica: Carolina Brea

Fotografía: María Pol

Article Tags:
Article Categories:
Crónicas
banner

Los comentarios están cerrados.