CRÓNICA DE CUANDO EL CAUDAL DE LUGO FLUYÓ SUPERANDO TODA EXPECTATIVA

2 semanas hace escrito por

 

VIERNES

A pesar de que el tráfico nos impidió la llegada puntual para asistir a la apertura del festival, la experiencia allí vivida fue de lo más cálida y acogedora. Miles de personas ocupaban el espacio en frente al escenario, disfrutando de los artistas que pusieron su voz y talento a la primera jornada la cual contaba con un público de edades muy variadas debido tal vez a la entrada gratuita de la que se podía disfrutar.

El gallego Andrés Suárez fue sin duda la actuación más esperada por los allí presentes. En un acústico memorable, sus fans no dejaban de corear las preciosas palabras de amor y desamor que inundaban el recinto del festival. Con la colaboración de otros artistas como David Prado, el ferrolano hizo que aquella hora fuera especial de principio a fin, hasta poner la guinda al pastel
con una despedida a capella.

Tras el primer acorde de Rulo y la Contrabanda, se oía cómo los jóvenes allí presentes rememoraban la etapa de sus vidas que contaba con una banda sonora compuesta por temas como Heridas del Rock and Roll. Una anécdota que me pareció interesante del grupo procedente
de Cantabria, es que a pesar de haber sacado más discos, dedicasen sus conciertos a las canciones más antiguas y conocidas o como se suele decir, más “míticas”.

Los siguientes en hacer bailar a los incansables fueron Joe Crepúsculo y su acompañante que con una mezcla de baladas “dance” y canciones con un toque electrónico hicieron que todos nos olvidásemos del dolor de pies tras horas y horas frente al escenario.

Así clausuró la primera jornada del Caudal Fest, con miles de personas volviendo a sus casas o acomodándose en su tienda de campaña a la espera de que el día siguiente fuese acorde a sus expectativas.

SÁBADO

La segunda jornada del Caudal contó con un clima de lo más soleado y caluroso siendo la poca sombra con la que contaba el recinto la zona más deseada por los asistentes.

El recinto se empezó a llenar justo antes de DePedro. A pesar de la poca asistencia, los gallegos Berta Franklin, lo dieron todo sobre el escenario con temas cantados na nosa lingua. Así mismo, también el lucense David Prado supo aprovechar su pequeño espacio de tiempo para dar lo mejor de su talento artístico.

Depedro sí que supo encandilar a los allí presentes con temas tan preciosos como Nubes de Papel, Diciembre o su versión de Llorona. Contó con la participación de Budiño para que lo acompañase con su flauta y entre los dos hicieron magia. Fue un acústico por todo lo alto y no
hizo falta nada más que su presencia, su voz y su guitarra para llenar el escenario y cautivarnos a todos.

Si hasta este momento del festival todo iba viento en popa, con la llegada de Iván Ferreiro y su banda la emoción no hizo más que subir como si de una montaña rusa en sentido siempre ascendente se tratara. El gallego procedente de Val Miñor nos hizo “volver a casa” con sus canciones y es que estar presente en uno de sus conciertos es como revivir buenos momentos con los nuestros como por ejemplo un buen festival donde estén “todos los que importan”.

La siguiente en subirse al escenario y hacerlo explotar fue Mala Rodríguez. Con una puesta en escena insuperable, la rapera hizo que todos los allí presentes lo dieran todo haciendo subir incluso a gente que se supiese sus canciones o que tuviese ganas de bailar a acompañarla en su actuación. Para mi fue una sorpresa inmejorable que esta cantante que a primera vista parecía no cuadrar demasiado con la oferta que ofrecía el festival estuviera por encima de otras que deberían de haber estado más a la altura. Me gustaría aquí también destacar y alagar a su grupo de bailarinas que con espectaculares trajes blancos y hasta un cambio de vestuario hicieron twerk dando lo mejor de sí mismas y lo más importante, con un toque feminista, dejando claro que lo importante es el saber bailar y no los tacones o lo muy corta que sea tu ropa.

Aún así, el broche del festival fue sin duda alguna la actuación de Vetusta Morla. Los madrileños que llevan ya casi un año presentando su último trabajo “Mismo sitio. Distinto lugar” nunca defraudan. Comenzando por destacar su puesta en escena con una iluminación mágica y unos vídeos sublimes y terminando por los bailes de Pucho, la energía de Jorge, las letras de Guille y Juanma y la maestría de el Indio y Álvaro, no tengo palabras que no sean de agradecimiento para Vetusta por hacernos pasar la hora más mágica de todo el festival. Con una perfecta sinergia entre todos sus álbumes supieron escoger las canciones más deseadas por sus fans que cantaron a pleno pulmón tanto Copenhague como Consejo de Sabios y bailaron al ritmo del “hay mucha pista y polo baile” de Fiesta Mayor.

Novedades Carminha quería vernos bailar y así fue como nos insertaron su ritmo en la sangre y es que un festival hecho en Galicia sin la actuación de los compostelanos no es igual de divertido ni de lejos. Con temas de lo más bailongos como Antigua pero Moderna o Cariñito nos movimos rápido, rápido, lento al son de la voz de Carlangas. Lo que eché de menos en esta ocasión fueron los pocos que los Novedades siempre consiguen hacer y es que no fue hasta Demoler cuando la gente se vino arriba del todo y rompió a empujones demoliendo la barrera del aburrimiento para pasárselo en grande.

Por último, para cerrar la jornada y con ella el festival, Eme DJ vino cargada de los hits más movidos y molones. Llena de energía, supo transmitírsela al público que gozó entre melodías de lo más variopintas.

Tristemente, aquí tuvimos que decir adiós a la primera edición del Caudal Fest sin perder la esperanza en poder volver el año que viene.

 

Fotógrafa: Laura Soutullo García

Redactor: Fernando Guimerans Ferradás

Article Tags:
Article Categories:
Crónicas
banner

Los comentarios están cerrados.