CRÓNICA – FIV 2017 (Vilalba – Lugo)

6 meses hace escrito por

 

Cogimos rumbo a Villalba para ir a nuestro primer FIV. Este celebraba 20 años de festival y un cartel más que apetecible (Sidonie, Love of Lesbian, Iván Ferreiro…).

Llegamos al pequeño pueblo de Villalba en la provincia de Lugo. Los festivaleros ya empezábamos a invadir el pueblo. El ambiente era estupendo. Familias con niños, jóvenes y no tan jóvenes estábamos esperando a que se abrieran puertas para empezar a disfrutar de dos días de música.

Nuestra llegada al pabellón donde estaba la acampada vino con una mala noticia: el aforo estaba completo y había que acampar en el campo de fútbol. Así que al final decidimos acampar en el coche. Porque una cosa hay que tener cuenta que en Villalba hace mucho frío así que hay que ir muy preparados para aguantar las noches del interior de Lugo. Pese a todo y nuestras ganas de disfrutar no paramos de reírnos ( y no pasamos demasiado frío).

Viernes 28 21:00h: Villanueva y su banda abren el festival. La energía que transmitía Josete en el escenario conseguía contagiar a todo el público que poco a poco iba calentado. Sus toques de pop psicodélicos y la fuerza que transmitía en el escenario hizo la delicia de todos. Estaba presentando su nuevo disco en casa, Zoo para todos, y quería hacérnoslo llegar.

Varry Brava creaba expectación. La gente se agolpaba para esperar a que comenzara el grupo alicantino. Era su tercera vez en el festival y ya uno más para la familia del FIV. No dejó a nadie indiferente. El show, el juego de luces, las ganas que se veían en el escenario y su toque pop electrónico conseguían mover a todo el público. La gente bailaba, saltaba desde la primera canción hasta la última. Sonaron canciones como “Vietnam” y “Momentos” de su último disco Safari Emocional y canciones más antiguas como “No gires” del álbum Demasié.

Era el momento que muchos estaban esperando. Se veían capas de Te Amo. Gente eufórica. Llena la carpa las luces se vinieron abajo en el escenario. Un poco de humo y una luz azul creaba un ambiente fantástico. ¡Ahí salen! Después de siete años vuelven a pisar el escenario del FIV, Love of Lesbian. “Sólo cuando no me ves si no me ves, encuentro el valor de mirarte sin el pánico que aún siento a tu inconsciente coacción.” Así empezaban los catalanes el concierto, “Cuando no me ves” una de las canciones de su último álbum El Poeta Halley. La gente cantaba todas las canciones. Un público entregado. Parecía la escena de otra de las canciones que sonó en el concierto, “Clubs de Fan de John Boy”. Sonaron canciones ya míticas de la banda como “1999” y “Belice”. Todo el grupo tuvo el detalle de dedicarle “Los seres únicos” al grupo granadino Supersubmarina. El cual sufrió un accidente muy grave al volver de un bolo y que aún no han podido volver a los escenarios.
“Soy euforia, luego escoria” podría ser una frase como otra cualquiera para describir el estado en que muchos se encontrarían al día siguiente para después de un fin de semana estupendo. En este caso esta frase es parte de la canción “I.M.T”. Santi Balmes se puso unas alas de mariposa para cantar “Me amo” con lo que nos encandiló, más aún a todos. Hacía frío en Villalba, pero la gente no lo tenía porque era imposible no bailar y no moverse con este grupo.

Love of Lesbian se despiden para dar paso a Rinôcérôse. El grupo francés llegó al FIV con ganas de mostrar al público su rock mezclado con música dance y electrónica. La gente no podía evitar bailar, aunque el cansancio se notara. Tocaron canciones de su nuevo disco Angels and Demons y canciones tan geniales como “Bloodsports”.

El viernes está por acabar de la mano de We Are Not DJs. Mañana espera otro día de festival y una noche muy fría.

Sábado 29 13:00h: Variando un poco la programación común de un festival la Banda de Villalba deleito a los asistentes con algunas piezas de música. Más tarde Amatria, en el auditorio municipal dio un concierto que dejó maravillados a los que acudieron. Todos hablaban de lo bien que se lo habían pasado en el concierto.

21:00h: Sexy Zebras llegaron para dar mucha caña. Pese al frío que hacía salieron sin camisetas haciéndonos ver que no iba a ser un concierto para nada tranquilo. Rock & roll con un toque de punk, energía, fuerza y pasión. Todo esto era lo que transmitían los madrileños y el público no era indiferente. Tocaron canciones de su disco Volvamos a la selva y de su nuevo álbum Hola, somos los putos Sexy Zebras. “Visitantes”, “Canibales” y “Vivos o muertos” son algunas de las canciones que sonaron con tanta potencia en el festival. Para acabar tocaron una canción del disco que dentro de poco verá la luz “Sexo y marihuana”.

Second llegó con gran expectación en el público. Los murcianos que están causando furor en todo el país llegaron al FIV dando las gracias y presentando su trabajo. Sonaron canciones como “Nueva sensación”, “Nivel experto” y “Primera vez” de su último disco Viaje iniciático. Nos teletransportamos a “2502” (del álbum Montaña Rusa). Transmitieron elegancia y pasión en cada uno de sus temas. Acabaron el concierto con la canción “Rincón exquisito” de su segundo disco Fracciones de un segundo.

La carpa estaba llena. La gente levantaba letreros con la frase “Mi casa”. Muchos y muchas estaban deseando verlo. Iván Ferreiro entre en escena. El FIV le hace un gran recibimiento. El vigués comenzó el concierto en su teclado rojo. “El ruido del avión y el mundo se perdió. Y todas las miradas se centraron en mi voz.” El sentimiento que siempre transmite no fue menos esta vez. El corazón de más de una persona se encontraba en un puño. Alguna lágrima bajó ya en la primera canción, “Me toca tirar”. La gran banda que lo acompaña nos hace animarnos un poco más con “Casa, ahora vivo aquí” de su último disco Casa. Todo un placer poder escuchar a grandes músicos como Ricky Falkner, Amaro Ferreiro o Martiño Marta rodeada de tanta gente que disfrutaba todas las canciones. Como no podía faltar sonó “El equilibrio es imposible”. Iván pudo contar los coros del público que ponían tanta pasión como el a la hora de cantar.

“El Pensamiento Circular”, aunque perteneciente a su nuevo disco, ya es un tema que quedará en la BSO de más de una persona para siempre (“Hay algo sobrenatural en tu manera de bailar. Hay veces, no muchas ni tampoco pocas, que pienso en ti”). Seguro que la escucharemos más de una vez en sus bolos. El amor y el cariño con la que la banda interpretaba esta canción conseguía ponerte los pelos de punta. “Años 80” es otro de los temas que no pueden faltar en el repertorio de Iván Ferreiro. Para seguir sonaba “Dis irae” y “Los restos del amor”. “Turnedo” fue la canción del final. El público del FIV no defraudó y hasta los más pequeños corearon la canción.

Iván Ferreiro dejó paso a otro grupo consagrado de la escena indie española, Sidonie. El Peor Grupo del Mundo se hace llamar su nuevo disco y está claro que no lo son. “Os queremos” fue el comienzo de un concierto en el que el público demostraría que también los quieren a ellos. La gente lo daba todo. “Somos lo peor”, ponía un cartel, pero estaba claro que ni Sidonie ni el público lo eran. Cantamos todas las canciones porque Axel, Mark y Jesús siempre dan espectáculo, siempre consiguen que disfrutes como un niño en sus conciertos porque, da igual el número de veces que los hayas visto, harán que te lo pases en grande con ellos. Continuaron con “Nuestro Baile del viernes” y “Costa azul” para seguir dando más caña. Parar de bailar era complicado. Otro de los temas que no faltan en el repertorio de un concierto de Sidonie es “Sierra y Canadá”.

“No sé dibujar un perro” es una canción de revolución que cada uno de nosotros acaba haciendo suya sin darse cuenta. Además, un miembro del equipo sale al escenario con la letra de la canción para que la gente que no la sepa pueda cantarla. Es un momento muy gracioso del concierto. A continuación, tocaron “El bosque” y de ahí se pasaron al que puede considerarse ya un himno para mucha gente “Carreteras infinitas”. Esta canción se la dedicaron a sus compañeros Supersubmarina como lo habían hecho el día anterior Love of Lesbian.

Sonaron también temas como “Siglo XX“ y “Yo soy la crema”. “Fundido a negro” que se la dedicaron a grupos míticos como Pink Floyd o los Beatles. Como no podía faltar sonó su ya más mítica canción “El Incendio”.

“Hoy será un día de mierda y toda la culpa será mía”. Marc se subió a hombros de su técnico para pasear por todo el público mientras cantaba “Otro día de mierda”. Fue un momento gracioso ya que varias personas que estaban a hombros de sus amigos acompañaron a Marc por su recorrido y uno de ellos con una cabeza de perro, imaginaos.

Por último acabaron el concierto con “Estáis aquí”. Y es que este grupo siempre consigue sacarte una sonrisa. No puedes parar ni un minuto porque siempre alguno hará alguna locura para hacer disfrutar al público. Las caras de Axel cuando toca, sus movimientos de cadera… Marc y su simpatía que contagiaba a todos

Si me permitís hacer una conclusión muy mía tengo que decir que es una sensación maravillosa ver como gente de todas las edades disfruta de la música en un mismo lugar. Si te parabas a observar veías a niños bailar al ritmo de la música y cantar todas las canciones. Veías a sus padres orgullosos y al mismo disfrutaban como sus hijos de cada acorde. Los jóvenes estaban con sus amigos disfrutando de pequeños momentos que seguramente en un futuro acabarán hablando sobre ellos. Parejas que se abrazaban con una canción. Gente de todas las edades disfrutando de cada canción, melodía, letra, acorde y conviviendo en el mismo lugar. Sí, era precioso. Así que si tenéis la oportunidad disfrutad de un momento así observar, escuchar y sentir lo que os rodea.

 

Fotógrafa: Olalla Dopico

Redactora: Alba Quina de Torre

 

Article Tags:
Article Categories:
Crónicas
banner

Los comentarios están cerrados.