LA EXPERIENCIA BUENA CALLE EN EL FESTIVAL PORTAMÉRICA 2018

2 semanas hace escrito por

 

El Portamerica celebro su segunda edicion en Caldas de Reis los dias 5,6 y 7 de Julio, este festival bastante conocido en las Rias Baixas y sobre todo entre la gente que escucha musica indie o sus variedades. Crea un ambiente bastante familiar con stand de varias tiendas de estilos diferentes para quien queira comprar cosas y variedad de talleres para niños a lo largo de las jornadas del festival. El Portamerica tambien tiene una zona de camping para todas aquellas personas que prefieran quedarse en Caldas durante las jornadas del festival, aunque tambien podias obtar por la opcion de los buses Lanzadera que iban hasta distintas ciudades o pueblos de forma gratuita.

JUEVES 5

La tarde de este primer día de festival empezó con una baja, la de Chico Trujillo, que actuaba en el segundo lugar tras Los Caligaris. A pesar de este contratiempo y del leve retraso en la apertura de puertas, Los Caligaris dieron el pistoletazo de salida de la manera más divertida y feliz que se pueda imaginar. El ambiente entre el público era, principalmente, divertido, ameno y participativo.Sin duda, dejaron un buen sabor de boca para continuar con el resto de actuaciones del festival.
La siguiente actuación fue a cargo de Los Auténticos Decadentes. Un grupo que, sin duda, consiguió mantener el buen rollo creado por Los Caligaris y hacer que la gente se quedara con ellos.Las canciones que ofrecieron eran movidas y atractivas, por lo que la diversión y la implicación del público seguía siendo muy visible.
A las 22:00 h, Carlos Méndez ofreció una actuación un poco más tranquila y con un aire más relajado estrenando, así, el escenario de Cultura Quente. Su estilo musical es, quizás, el más indie de los que pudimos disfrutar ayer. Ritmos mucho más dulces y relajados, crearon un ambiente más íntimo y distendido.
Imelda May sorprendió mucho al público que disfrutó de su concierto. Sus canciones fueron intensas e íntimas. Otra de las cosas más destacables de su actuación fue la potencia de su voz y el misterio que desprendían tanto ella como sus músicos.Sin duda, una gran revelación y, además, la primera actuación de habla íntegramente inglesa.
El siguiente grupo que participó en este primer día fue Jenny and the Mexicats. Ellos volvieron a introducir la marcha y el movimiento dentro del festival con ritmos más latinos y movidos.Fue una actuación fresca y divertida que hizo bailar a todo el público que allí estaba.
Sin duda, la actuación grande de este día fue La Pegatina.Esta actuación fue la que atrajo y congregó a más público de todas las que hubo este día. Su estilo y el buen rollo que desprendían en todo momento, no dejó a nadie indiferente. Consiguieron enganchar a todas las personas que se habían acercado hasta allí.
Pussy Riot y Mitú fueron los encargados de ponerle el broche final a la primera noche del festival, consiguiendo que el buen rollo y la implicación de los asistentes se mantuviera hasta el último minuto.Sin duda, un buen final para una tarde bastante animada y diversa.

VIERNES 6.

Innertes fueron los encargados de iniciar las actuaciones de esta segunda tarde en el Portamérica de Caldas.El principio de este segundo día no estuvo tan concurrido como el primero, y se podían ver a pequeños grupos de personas y familias disfrutando del peculiar ritmo de los Innertes.
Los miembros de Habitación Vudú tomaron el relevo a los Innertes. La gente iba llegando a cuentagotas, y los afortunados que allí estaban pudieron asistir a la presentación de su nievo EP “En el aire”.Se trata de un grupo con unos toque más rockeros de los que nos venían trayendo los demás grupos.Sin duda, su ritmo nos hizo movernos a todos.
Iseo and Dodosound fue, sin duda alguna, el grupo revelación de la tarde del viernes. Un grupo compuesto por un DJ, cuatro instrumentos de viento y una voz femenina.Su ritmo totalmente indie y su estilo despreocupado nos cautivó a todos desde el primer momento. Es innegable que sus canciones fueron totalmente diferentes a cualquier otro grupo de los que tocaron durante el resto del festival.

La vida boheme nos aportó un estilo bastante rockero, aunque bastante combinado con el indie. Su estilo era, también bastante diferente, pero pasó más desapercibido que el grupo anterior.Fueron ellos quienes devolvieron el movimiento al festival, después del ambiente de tranquilidad que habían conseguido crear Iseo and Dodosoud.
El siguiente grupo en actuar fue Miranda!, quien nos trajo canciones para bailar de principio a fin. Su estilo más mexicano y alegre mantuvo al público, el cual ya era más abundante en ese momento, atento y moviéndose al ritmo de sus canciones hasta que acabaron su actuación.Podemos decir que fue, sin duda, una de las actuaciones más divertidas y adictivas de la tarde.
Neuman nos trajo unos ritmos y unas canciones mucho más tranquilas, que nos permitieron descansar del éxtasis provocado por Miranda!Su estilo, también, más rockero combinaba a la perfección con el estilo vocal de Paco Neuman, el cantante del grupo.
Viva Suecia, también con un estilo muy peculiar, nos trajo una música tranquila pero que, al mismo tiempo, nos permitía bailarla si nos apetecía.Este grupo supo aprovechar el ambiente creado por Paco Neuman y su grupo y conseguir que la gente siguiera implicada y conectada con sus canciones y su actuación.La habitación roja, en cambio, nos volvió a traer a los escenarios del festival una música rock más movida.Su estilo provocó, de nuevo, bailes y saltos al ritmo de sus canciones, al igual que gritos y aplausos al final de cada canción.
Ellos volvieron a motivar y activar al numeroso público que ya llenaba, prácticamente, el espacio entre ambos escenarios.
El grupo grande de la noche fue Vetusta Morla y, quizás, uno de los más grandes de todo el festival. Consiguió llenar completamente el espacio destinado al festival y, también, consiguió hacer vibrar a toda la gente que, desde hacía unas horas, se iban agolpando en las zonas más próximas al escenario para poder disfrutar de su actuación,con su actuación impecable, no defraudó ni a la primera persona.

Was y Arturo Paniagua DJ fueron los encargados de cerrar la segunda noche del festival. Ambos supieron aprovechar el tirón de Vetusta Morla para dar fin a los conciertos, dejando al público con un buen sábado.

SÁBADO 7.

Pardo fue quien inició la última tarde del festival, las personas que allí estaban desde primera hora pudieron disfrutar del buen rollo que Pardo fue creando poco a poco.
Luis Brea y el miedo continuó con el buen ambiente que se iba creando poco a poco. Su estilo un poco rockero, aunque relajado, consiguió que la poca gente que había en el momento disfrutaran de su actuación.
El siguiente en actuar fue Jacobo Serra. Su estilo, más despreocupado y mucho más animado, fue calentando motores para las actuaciones posteriores.Su música hizo bailar y disfrutar a un público cada vez más numeroso.
Pasajero, siguió manteniendo la motivación y el buen rollo creado hasta el momento, y consiguieron implicar un poquito más a la gente que estaba ya allí.

También pudimos disfrutar de la actuación de estilo puramente rockero de Shinova. La motivación y el movimiento se seguía manteniendo con la actuación de este grupo.
Xoel López supuso el primer plato fuerte de la noche. Su estilo pegadizo y peculiar, pero más tranquilo, dio un momento de tregua al público, quien disfrutó mucho de su actuación.La verdad es que fue un momento de descanso para el ritmo que se llevaba viviendo a lo largo de toda la tarde.
Siguiendo el buen rollo de Xoel López, We the lion hicieron una actuación muy rítmica, suave y de estilo folk.Los peruanos consiguieron relajar todavía más el ambiente que se había creado con los anteriores conciertos.
Izal fue uno de los platos fuertes en esta edicion del festival.También pudo congregar a muchas personas delante del escenario, haciéndole justa competencia a Vetusta Morla el día anterior.Su buen rollo se propagó en seguida entre todo el público, que pronto se involucraron y disfrutaron mucho de la actuación ofrecida por este grupo.
El columpio asesino volvió a retomar las fuerzas para afrontar la recta final del último día del festival. Su estilo fue más movido y rápido que las demás actuaciones.
Elyella marcó el final del festival como el último grupo en actuar en los escenarios del Portamérica 2018. El resto de la noche quedó a cargo de un DJ, que puso música hasta altas horas de la madrugada.

Sin duda, este festival estuvo lleno de sorpresas, grupos grandes y pequeñas revelaciones que sorprendieron al público que pudo disfrutar de ellas.

También cabe destacar las diferentes zonas que componían todo el espacio destinado a la realización del festival. La zona Chill out y el Karaoke fueron una alternativa original para aquellas personas que querían desconectar un poco de la zona de los conciertos y actuaciones de los grupos que aparecían en la cartelera.
Los Foodtrucks fueron muy muy variados, ofreciendo comida muy diversa.
También cabe destacar la presencia de diferentes menús degustación, organizados por difetentes restaurantes reconocidos y que fueron convocados en el festival por la Guía Repsol.

 

Fotógrafa: Adriana Gomez Adrover

Redactora: Iria Piñeiro Verde

Article Categories:
Crónicas
banner

Los comentarios están cerrados.