LA EXPERIENCIA BUENA CALLE EN EL FESTIVAL RESURRECTION FEST 2018

2 semanas hace escrito por

 

Hablamos del Resurrection Fest como el festival de los recuentros. Todos los años miles de fieles vienen desde todos los rincones de España para una nueva edición. Otros tantos prueban por primera vez deseando poder repetir. Es que el Resurrection Fest no es solo un festival con buena música, sino que es el festival con paisajes preciosos y lugares maravillosos que visitar, un ambiente especial, una gran organización y una gran gastronomía a muy buen precio.
Comenzamos el festival con la Warm Up Pary en el Ritual Stage. Quizás de todos los conciertos de ese día nos quedemos con The Qemist. Los cuales pusieron al público a darlo todo con el juego que daban el escenario. Los ingleses ya nos estaban diciendo que iba a ser una gran edición. El broche de este día lo dio Riot Propaganda. Sonaron temas reinvidicativos que llevaron a que el público rebosara aún más de energía. Se pudieron ver los primeros circle pits que ya nos decían que el Resu había comenzado, que por fin estábamos aquí después de un año.

JUEVES

Nuestro día comenzó con los pontevedreses Vörtex que presentaban su disco Architects of Misfortune. Siempre dándolo todo en cada concierto y nosotros felices de ver a Jacobo, el vocalista y guitarrista, en cima de los escenarios después de haber estado bastante tiempo sin poder pisarlos. Mucha gente aprovechó el calor de esas horas de la tarde para disfrutar del concierto sentado en el césped del Deset Stage. Nos dirigimos al Main Stage para poder disfrutar del último concierto, tras 12 años de música, de Dawn of the Maya. Pese algún percance técnico con la guitarra de Miguel, los pamplonicas dieron un concierto en el que el público les mostró su respeto y su cariño. Salieron al escenario para dar todo lo que tenían y dejarlo todo por lo alto.
Después, del gran concierto de Dawn of the Maya tocaba ver a The Raven Age. No podíamos perdernos la propuesta musical que mezcla los sonidos clásicos del heavy metal con corrientes contemporáneas. Fue fundada en Londres en 2009 por los guitarristas Dan Wright y George Harris (hijo del bajista de Iron Maiden, Steve Harris). Llegaron al Resurrection con muchas novedades, el guitarrista fundador Dan Wight ha sido remplazado por Tony Maue ya que ahora se encargará de la faceta de Manager. También han tenido una reciente incorporación la de Matt James como vocalista y frontman.

Estábamos deseando que llegara el momento de Jinjer. Los ucranianos nos han traído su mezcla de death metal melódico, progresivo, metalcore, djent, groove metal, con algunos toques de funk, jazz, reggae y nu metal. Además, la vocalista, Tatiana, posee una gran técnica y versatilidad vocal que va de lo gutural y más enfadados a lo más melódico y entonado. El nivel de la banda tampoco se queda atrás. Todos dieron una actuación llena de energía como si de una bola de fuego se tratase.
Otro de los conciertos que no nos podíamos perder el jueves era Crystal Lake. Los japoneses nos dejaron sin palabras con su mezcla de metalcore, djent y progresivo. Realmente el espectáculo que dieron era propio de estar en el Ritual Stage. El público totalmente entregado y todos disfrutamos cada canción con la fuerza que transmitían desde el escenario.

Stone Sour era uno de los conciertos más esperados del día. La banda encabezada por Corey Taylor nos dejo claro la calidad y la fama que tienen. Comenzaron interpretando Whiplash Pants, uno su último disco Hydrograd. La gente se fue animando poco a poco ya que la entrega de Corey Taylor era arrolladora. Aun así, la respuesta del público no fue tan grande como se esperaba.
Antes de Ghost aprovechamos para ver un rato a Wolves in the Throne Room pero los problemas de sonido no nos dejaron poder aprovechar esos minutos ya que más tarde fuimos a coger sitio para el cabeza de cartel del día. Pese a todo, el grupo salió con una brutalidad espectacular. Una de las pocas bandas de black metal del cartel.
El público estaba impaciente para Ghost. Cuando las luces se apagaron y comenzó a sonar la intro de Ashes la ovación del público fue espectacular. El Cardenal Copia hacia acto de presencia con los primeros compases de Rats. La teatralidad conseguía meternos en un aura propia del show. El escenario parecía una catedral lo que ayudaba a la puesta en escena. Tétrico, místico, misterioso son algunos de los adjetivos que se le pueden atribuir a las canciones de la banda, tanto la parte melódica como las letras. Los coros en directo fueron realmente impactantes sobre todo en canciones como Ritual o Cirice. Riffs de guitarra atronadores en Faith. En Meliora y Cirice eran canciones que los fans querían escuchar y no defraudó. Quizás las dos mejores canciones de todo el concierto fueron Year Zero y He ls. Ambas son hipnotizantes. La parte final del concierto se centró en Dance Macabre, Square Hammer, por una parte, Monstrance Clock para terminar con un público coreando la canción.

VIERNES

Una de las cosas más destacables del viernes fue el cambio de los horarios en el escenario principal que a muchos les cogió desprevenidos y se fueron enterando por el boca a boca. Aún así el primer concierto que disfrutamos en el Main Stage fue el de Santo Rostro los cuales tuvieron que comenzar antes de lo esperado y fueron bastante perjudicados porque la gente no lo supo a tiempo de que empezaran. Aún así el concierto fue genial con temas como Hylonome o One Small Victory. Arropados por la gente dieron un espectáculo digno pese a los problemas de la organización.
Teníamos ganas de ver a Trono de Sangre. Los madrileños no defraudaron y tocaron temas como Mona Lisa o Las Huellas del Pianista. También tocaron temas de su último EP El Perro Bajo la Piel. Con este disco han pasado a otra liga y la verdad es que el Chaos Stage lo demostraron con creces y la gente lo reflejaba en cada tema.
Mientras esperábamos por The Wizards fuimos a dar una vuelta por la zona de los puestos. Todos muy amables y muy bien situados. Puedes encontrar de todo: chalecos, carteras, camisetas de tus grupos favoritos, peluches, recuerdos para llevar a tus amigos, bisutería… La verdad es que está pensado para todo.
Ya era la hora de ver a The Wizards. Permitid que os diga que fue uno de mis conciertos favoritos de todo el festival. Fueron como un cañonazo. La fuerza y la puesta en escena en el escenario no dejaban indiferente a nadie. El Desert se entregaba a ellos y poco a poco se iba llenando. Estaban presentando su nuevo trabajo Full Moon In Scorpio. Los riffs de guitarra y la potente voz de Ian Mason dejaron a todo el Desert con la energía totalmente cargada para seguir con el día.

Era hora de ver Megadeth. Ese grupo que tienes que ver alguna vez en tu vida pero que justo el viernes del Resu no era el día. Un concierto muy monótono y que dejaba mucho que desear. El sonido en el escenario no era demasiado bueno y el sonido de las guitarras un poco distorsionado. Pese a tocar temas como Tornado Of Souls o She Wolf el público no reaccionó hasta que sonó Symphony Of Destruction y Holy Wars. Aún si, mientras mi compañera acababa de ver el bolo de Megadeth yo me fui a ver a Niña Coyote y Chico Tornado. Koldo y Úrsula dieron un concierto espectacular mostrando fuerza, carácter y actitud encima del escenario. Nos mostraron su trabajo Lainoland y Etae. Pero uno de los momentos más bonitos del concierto fue cuando los Resu Kids subieron al escenario y la banda tocaba Killing in the Name. Voy hacer un pequeño inciso. La importancia de que los niños escuchen música desde pequeño y vayan a conciertos y festivales ayudará a que en un futuro vean la importancia de la música en directo. Ellos son el futuro y el futuro también hay que educarlo. Así que un aplauso a esos padres que les enseñan a sus hijos el valor de la música y más si es en directo.
Señoras y señores. Niñas y niños. El concierto que viene a continuación quizás fue el mejor del día. Leprous hizo magia encima del escenario. Para muchos una de las sorpresas del festival. Los sonidos hipnotizantes de toda la banda te obligaban a quedarte prendando desde Bonneville hasta Mirage (pese al corte de sonido) pasando por Illuminate o The Flood. Los noruegos dejaron el listón muy alto. Ojalá poder disfrutar pronto de otro concierto suyo.
Ahora sí que sí. Llevas toda la vida cantando sus canciones y por fin vas a verlos en directo. Una banda consagrada. Scorpions estaba en Viveiro. El concierto fue intachable. Un show muy preparado y una técnica que no se le puede achacar nada malo, pero… Porque sí hay un pero. Pero es que esperábamos mucho más de ellos. Tocaron temas tan conocidos como Winds of Change o Still Loving You. Mientras tocaban Make It Real sacaron la bandera de España en las pantallas. Quizás no fue la opción más acertada ya que se vieron cortes de manga y se oyeron bastantes abucheos por el público. Otro momento para destacar fue cuando tocaron la versión de Overkill en memoria de Lemmy.

Entre medias fuimos a cenar algo a los puestos del recinto. Cabe destacar que no eran caros y que tenías una gran variedad para elegir.
El último concierto del día fue el de Angelus Apatrida. Creo que con el nombre queda todo dicho. Estuvieron totalmente entregados al público. Tocaron temas tan cañeros como Sharpen The Guillotine o The Hume.

SÁBADO

“Salir a morir o no salir”, parecía que lo habían dicho antes de salir al escenario. Somas Cure se consolidaban tocando en el Main Stage. Pese a algunos fallos del sonido (que se dieron todos los días a las primeras horas) mostraron un potencial tremendo.
Tremonti es el trabajo en solitario de Mark Tremonti guitarrista de Creed y Alter Bridge. Fue otra de las sorpresas del Resurrection de este año.
Una de los conciertos que más esperaba en el día era el de Frank Carter & The Rattlesnakes. El antiguo cantante de Gallows tiene una actitud el escenario hipnotizante y brutal. Cualquier cosa puede pasar. No tiró el escenario abajo porque era el Main Stage. Carter estuvo muy cercano al público bajándose en varias ocasiones al foso. Incluso hubo un momento de locura en donde Carter pidió al público que lo sujetaran de tal manera que se pusiera de pie. Anduvo por el público, encima de las manos de este, como Jesús por las aguas. Sonaron canciones como Wild Flowers o Snake Eyes. Aunque la canción más coreada fue I Hate You. Frank tuvo palabras para toda la gente que estaba allí y pidió respeto para todas las mujeres lo se ganó un gran aplauso de los asistentes.
El sábado era el día más esperado, era el turno de Prophets of Rage. Sabíamos que no iban a defraudar y no lo hicieron. El público lo daba todo. No paraban de saltar en ninguna canción. Los que los escuchaban en directo por primera vez estábamos alucinando con el directo que se estaban marcando. Tocaron temas de Rage Against The Machine como Guerrilla Radio. Los temas de Prophets están cargados de himnos para las masas e ir contra los problemas mundiales actuales como Hail to the Chief dedicada a Donald Trump. Hacia el final del concierto me pareció ver a Frank Carter pasar por delante de mi y pensé que estaba alucinando hasta que veo a todo el mundo gritar y Carter subiendo al escenario por el medio de la gente. Cantaron juntos Killing in the Name. “Gracias Barcelona” se le escaba a Big Real y una ovación a Viveiro se escuchó en todo el recinto, pero también grandes aplausos despidieron a los Prophets.
Es el último día y el cansancio se nota, pero es la hora de Kiss. Durante el día se podía ver a los fans pintados y caracterizados como ellos. Espectáculo, fuegos artificiales, efectos en las pantallas y la actitud de los miembros de Kiss es parte del show. La verdad es que al igual que Scorpions era un concierto que dejaba mucho que desear, se esperaba más. Todo estaba perfectamente ejecutado y el espectáculo era genial, pero faltaba algo.
No sé si os gustarán los patitos, pero Alestorm tenía uno gigante que estuvo rodando entre el público. Un concierto con mucha energía y divertido. No podías parar de saltar con ellos. Un gran final para el Resu y para ir super feliz.

Para acabar esta edición, y con gran tristeza por tener que esperar otro año más, Exodus. Lo dieron todo tanto la banda como el público. El sonido fue brutal lo que ayudó a la entrega del público. Era ya casi el final del festival pero la gente no parecía querer marcharse. Sonaron canciones como Blood In, Blood Out y Strike of the Beast como final apoteósico.
La verdad es que estamos deseando que llegue el Resurrection Fest 2019 y poder disfrutar tanto del ambiente como de los grupos y, sobre todo, conocer a bandas nuevas y a la maravillosa gente que va al festival.

 

Fotógrafa:  Adriana Gomez Adrover

Redactora: Olalla Dopico

Article Categories:
Crónicas
banner

Los comentarios están cerrados.