LA EXPERIENCIA BUENA CALLE, EN LA “II EDICIÓN” DEL FESTIVAL O SON DO CAMIÑO

4 meses hace escrito por

 

Damos por concluida la exitosa segunda edición de O Son do Camiño, en el Monte do Gozo, Santiago, con más de 33.000 personas de público.

Desde Madrid, el jueves 13 de junio Kitai abrió el escenario Estrella Galicia. De una banda que bate el Récord Guinness de 24 horas tocando, no se puede esperar poco, y efectivamente, cumplieron todas las expectativas. El batería de la banda, DeivHook, nos dejó a todos boquiabiertos cuando tocó la batería encima de una plataforma que sujetaba el público, en un directo de lo más dinámico.

En ningún momento cesó la locura en el escenario Estrella Galicia, con grupos de la talla de los suecos Royal Republic, con su directo arrollador con temas como ‘’Drugs don’t work’’, o Richard Ashcroft, con la guitarra acústica, interpretando ‘’Bitter Sweet Symphony’’. Bastille tampoco dejó a nadie indiferente, animando a todo su público que a cada canción se emocionaban más. Pero fueron sin duda Die Antwoord quienes tuvieron a casi todo el público esperando la deseada actuación, una puesta en escena cuanto menos curiosa, con todo el mundo cantando los temas míticos de la banda como ‘’I fink u freeky’’ o ‘’Baby’s on fire’’, Yolandi Visser y el Ninja nunca decepcionan, y también se comieron al público interactuando con ellos y tirándose encima.

Dimitri Vegas y Like Mike, pioneros en la electrónica, cerraron el escenario Estrella Galicia con una experiencia para todos los espectadores, difícil de olvidar. Dimitri Vegas, con solo 14 años empezó a hacer sus primeras incursiones como DJ, hasta llegar a ser, él y su hermano, los anfitriones del Tomorrowland, y a dejar el listón alto en festivales como O Son Do Camiño.

En el escenario Galicia los grupos también dieron la talla. El primer directo fue el de la madrileña Alice Wonder, que afirma que el fuego es el talento que la gente no quiere incendiar. Su voz melancólica creaba un ambiente sobrecogedor. Molina Molina, Second y Graveyard siguieron animando el escenario que cada vez tenía más público, pero cabe destacar la aparición del rapero Beret, que tenía a un gran porcentaje de público cantando sus temas de principio a fin, incluido el ‘’Bara bara bara, Beret Beret Beret’’, que animó a cantar a todo el festival. Aunque uno de los últimos grupos del jueves, The Zombie Kids, tampoco se quedaron atrás.

Graveyard dejó flipando a la gente con su voz y sus solos de guitarra. Bastille, aún siendo una puesta en escena simple, gustó, el público entregado pudo disfrutar del avance de su nuevo disco que salía esa misma noche.

El estilo musical que protagonizó el viernes fue el indie, con artistas de la talla de Igloo, Iván Ferreiro, Cariño o Shinova. Aunque el hip hop también triunfó, cabe destacar la actuación de los estadounidenses Black Eyed Peas, con contratiempos, ya que el concierto se retrasó, lo que provocó una incertidumbre entre el público porque a la hora que tenían que salir, había un DJ intentando animar el ambiente. No obstante, todo el público esperó a ver si salían para cantar con ellos algunos de los clásicos ‘’Pump It’’, ‘’The Time’’ y ‘‘Where is the love?’’, un concierto que nos devolvía al 2010, pero con música atemporal. El rapero gallego Hard GZ también se coronó encima del escenario con una puesta en escena curiosa.

Pero sin duda el plato fuerte de la noche fue Rosalía, la cantante catalana que ha revolucionado el flamenco en España. Cuando llegó el gran esperado momento (y después de retrasar la actuación), el escenario Estrella Galicia fue ocupado por un mar de gente que intentaba coger el mejor sitio posible. Como era de esperar, la cantante y sus bailarinas tenían todo preparado al detalle, cada paso, cada gesto, cada movimiento encima del escenario. Una lluvia contundente interrumpió el concierto para empapar a todo el público, pero nadie se quería perder esa actuación. Todos, bajo la lluvia, cantando ‘’Que no salga la luna’’. La cantante agradecida con todo su público en tierras gallegas, acabó con lágrimas en los ojos en su canción ‘’Catalina’’. Rosalía ha demostrado ser una persona con muchas cualidades artísticas y constancia, se nota que las horas y horas de trabajo han dado este resultado, para muchos una diosa.

La tarde del sábado 15 empezó fuerte con la muiñeira electrónica de Baiuca, o la cumbia de Ortiga. La gente no parecía cansada el último día, por supuesto, a reventar de público. Los coruñeses Familia Caamagno que cantaban en gallego, se comieron al público con su repertorio y su actitud cercana. Sin duda una gran sorpresa en este cartel.

Cabe destacar la actuación de Vetusta Morla, sobre todo la puesta en escena de su cantante Pucho. El público no paraba de cantar sus canciones y O Son Do Camiño estaba hasta arriba de gente. Se metió en el medio del público llegando bastante lejos. Otra vez más, el indie destacando.

Poco podemos decir de la trapera Bad Gyal, que sinceramente, no nos gustó nada. Sus canciones plagadas de autotune y sus coreografías a modo fitness hicieron bailar al público más joven del festival.

Por el contrario, los raperos Ayax y Prok sorprendieron para bien. Los dos gemelos a los que les habían cambiado el horario, salieron un poco mosqueados porque tocaban a la vez que David Guetta. Su actuación emocionó a todos sus fans que tampoco paraban de cantar sus canciones, entre ellas las más sonadas, como ‘’Fresas con nata’’ o ‘’Reproches’’. Dejaron claro que sus buenos conciertos son cuando pueden tocar dos horas y no una, así que esperamos verlos en otra ocasión.

Unas de las imágenes más sorprendentes de este fin de semana, fueron las de Iggy Pop, que a los 72 años y sin complejos, salió al escenario a ofrecer lo mejor de él, por supuesto sin camiseta. Aún cojeando, fue capaz de animar a un público que ya estaba emocionado desde el minuto uno, saltando, gritando y vivo. Todo un ejemplo a seguir.

Antes de que Ayax y Prok hubieran acabado, el escenario principal ya estaba a rebosar con el famoso David Guetta, aún para los menos fans, fue un directo emocionante, donde se ofrecieron temas que todo el mundo podía tararear, como ‘’When Love Takes Over’’, luces y efectos visuales. Además de poner sus canciones, mezcló otras que nadie se esperaba y que sonaron genial.

EME DJ cerró este maravilloso festival, mágico para todos los espectadores.

Si hablamos de los puestos de comida, estaban a la altura del evento. Comida de todo tipo y hecha con mucho cariño, variedad y precios accesibles. El único comentario negativo que podemos hacer son las enormes colas que se formaron y peleas en las mismas.

Los baños estaban limpios la mayoría del tiempo, y a las duchas se les acababa rápido el agua caliente.

El camping, bien ordenado, casi no había ruido para dormir, las fiestas no molestaban a los demás. Los puestos de marcas llamaron bastante la atención y generaron curiosidad en la gente, había grandes colas y los regalos se acabaron muy rápido.

En definitiva, un festival único para disfrutar de la mejor música nacional e internacional, variado y en una buena ubicación para disfrutar de la naturaleza y la buena compañía.

¡Volveremos!

 

Redactoras: María Sihiro y Andrea Varela

Fotografía: O.L.T

Article Tags:
Article Categories:
Crónicas
banner

Los comentarios están cerrados.